DestacadosLocales

87 años de aquel 23 de febrero

La identidad tigrense "es la que hacemos cada uno de nosotros los pobladores de la ciudad"

Redacción Virginia Serrano Meléndez

El Tigre.- Este domingo 23 de febrero del año 2020, se cumplen 87 años de la fundación de la ciudad de El Tigre, quien según varios investigadores de la historia local, como la cronista Gladys González, «nació de manera atípica».

Aseguró que son muchas las cosas que se han escrito sobre el inicio de El Tigre, muchos escritores que han plasmado «nuestras raíces».

Señaló que para la época de 1933, donde en estos momentos se encuentra erigida El Tigre, era pura sabana, no había nada, era un peladero, dijo que: “no inventen que ya estaba el pueblo, Santa Gertrudis de El Tigre, Nuestra Señora del Socorro, que fueron por los 1776 y están es, en El Caris, al final del municipio y para esos años pertenecía a Independencia».

Comentó que Constantino Maradey registró en su libro de 1981, en su página 60, que Tomasino Tamanaico, único Kariña que perteneció al ejército de José Tadeo Monagas (quien hizo su hato Los Monagas, pero del lado de Guanipa, que para la época se llamaba El Tigre, porque por allí pasaba el río Tigre), le cuenta que en 1918 la única casita que había en el pueblo era la del Telégrafo y, que, allí se alojaron tres hombres blancos y altos, que araron la tierra pero que no sembraron nada y se fueron.

«Para finales de 1932 y principios de 1933 trasladan el taladro o cabria, desde Maracaibo, del Mar al Orinoco,del Orinoco a Soledad, de Soledad a la Guarapera, porque había mucha arena y tierra. Los camiones no pasaban tuvieron que desviarse de la Guarapera hasta a El Tigrito y después dirigirse hasta el punto donde se iba a perforar el pozo OG-1, por la vía conocida hoy como Jesús Subero para terminar en Campo Oficina», relató.

González indicó que empezaron a llegar gente de todas partes, incluso de los alrededores del hato Los Monagas (para aquella época llamado El Tigre) a trabajar como mano de obra en el Pozo OG-1, acotó que «cuando la Oil Company ve los registros, la mayoría de las personas dijeron que eran pobladores proveniente de El Tigre (Guanipa) y se trajeron el nombre y de allí, es que nace el nombre de El Tigre para este nuevo pueblo».

Continuó su relato, agregando que en una asamblea hecha por el poder legislativo, se dividió El Tigre de El Tigrito y se elevó a municipio Simón Rodríguez, «pasamos de ser villa, pueblo, municipio a distrito. Luego vuelve a cambiar la división política territorial y pasamos nuevamente a municipio Simón Rodríguez».

Economía
La cronista destacó que en un principio en la población solo había petróleo, pero con la llegada de los extranjeros, como los portugueses, italianos, españoles, franceses, libaneses, se inició el comercio y nuevas fuentes de trabajo y de ingresos quedieron apertura en la joven población.

«Miguel Otero Silva, en su libro Casas Muertas dice: El turco Avelino se vino caminando con todos sus peroles desde Maturin hasta El Tigre, trabajó muy duro hasta que construyó su casa de dos plantas, con su buick al lado. Esa fue la primera casa de dos plantas construída en El Tigre», apuntó.

Patrimonio e identidad
Gladys González manifestó que en la ciudad contamos con innumerables edificaciones y sitios que son patrimonio, que son la historia de El Tigre, de sus inicios, de sus raíces y que muchos han sido invadidos, tumbados o se han dejado perder en el tiempo.

 

 

«Así como Avelino con la primera casa de dos plantas, la primera construida de bloque, fue la del doctor Vicente González Orsini, en la calle Ribas, el primer cine fue Cinelandia, donde se pagaba un real, la primera maestra de materias comerciales fue Natividad Sintron, Calazan Guzmán fue el primer Cronista, no oficial que tuvo el municipio y escribió el libro El Tigre Cincuentenario, en 1983», precisó.

Igualmete agregó que fue creada la primera Casa de la Asociación China, en la calle Bolívar; el primer edificio del Sindicato de Trabajadores Petroleros, al final de calle Bolívar, adyacente a la Catedral Virgel del Valle, dijo que «por cierto no fue la primera iglesia de la ciudad, la primera fue la Santísima Cruz, ubicada detrás de Campo Oficina y que, aún después de 87 años, no ha sido terminada».

Casa de la Asociación China, calle Bolívar de El Tigre
Sede del 1er Sindicato de Trabajadores Petroleros calle Bolívar de El Tigre

Con mucho orgullo, Gladys recuerda como su padre, fue el primer capataz que sustituyó los poste de alumbrado público de madera, por los de hierro, muy preocupada acotó que: “El último poste de madera que queda, aún está en la calle Colón en Casco Viejo, les pido a los entes gubernamentales, a la población que no lo tumben, eso es un patrimonio y hay que preservarlo».

La cuenta cuentos, como también es conocida, prosiguió con su lista de objetos o construcciones de gran valor para el municipio, como es el caso del sector Casco Viejo que fue declarado patrimonio cultural en el año 1984; la bandera pintada más grande, que está en el libro de récord Guinness, entre otros.

Para finalizar, González afirmó con total orgullo “que somos tan bravos y persistente que en la época de los 60 cuando hubo la recesión, nos reinventamos y salimos adelante, dejamos de ser sabana, villa, pueblo para ser el tercer núcleo más poblado del estado Anzoátegui, de llegar de 180 personas a tener casi 300 mil habitantes en la actualidad».

Recordó que la identidad tigrense «es la que hacemos cada uno de nosotros los pobladores de la ciudad».

Foto Nehomar Guerra

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar